Existen ayudas directas y algunas medidas de tipo fiscal, laboral y de Seguridad Social. Aunque no siempre se alcanza una compensación íntegra por los daños sufridos.

Las ayudas por daños materiales son compatibles con las que puedan conceder las administraciones públicas. Así como las indemnizaciones de las pólizas de seguro. Aunque hay un límite, pues el importe a percibir jamás podrá ser superior al valor del daño material producido por el desastre.

En cuanto a los daños personales, ya sea por incapacidad o fallecimiento se procederá conforme a la ley vigente.

El primer paso es dar parte del siniestro en un plazo de siete días, así como contar con el asesoramiento legal adecuado para tramitar este tipo de reclamaciones.

Es importante a la hora de reclamar aclarar si puede existir algún elemento o circunstancia que haya empeorado la situación por una falta de previsión o negligencia por parte de las administraciones públicas.

En Recursos Legales podemos ofrecerte un asesoramiento profesional, serio y eficaz sobre este tipo de ayudas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *