La privacidad en la red y la protección de menores son dos factores estrechamente relacionados. En este sentido, subir fotos de los hijos a Internet se ha convertido en una práctica habitual entre los padres.

No obstante, la mayoría de los padres tienden a publicar fotos sin permiso y, lo más importante, sin plantearse si quiera que se sea necesario preguntarles a los niños si les parece bien. Por eso mismo la exhibición de este tipo de imágenes puede ser motivo de eventuales problemas legales entre hijos y progenitores en el futuro.

Los menores de edad también tienen derecho a la intimidad

¿Por qué insistimos tanto en educar a niños y adolescentes en el uso adecuado de las redes sociales pero no a los padres? ¿No fueron esos padres niños? ¿Y las madres?

El comportamiento de las personas adultas puede ser tanto o más imprudente que el de un menor. Un claro ejemplo de ello es lo que está sucediendo en la actualidad con el sharenting.

El sharenting se trata de los casos en los que los progenitores utilizan las redes sociales para dar a conocer todos los progresos de sus hijos a base de vídeos y fotografías captadas con sus dispositivos móviles.

Pero el sharenting (una combinación de los términos share, ‘compartir’ y parenting, ‘crianza’), es más que una moda pasajera con un nombre original. Puede constituir una vulneración y violación de los derechos del menor y a largo plazo podría tener consecuencias legales.

Aunque todavía no existe jurisprudencia al respecto, los expertos estiman que en un plazo de unos 20 años los niños fotografiados podrían exigir responsabilidades legales a sus progenitores. Además, estarían en todo su derecho.

No en vano, en países como Francia, las autoridades ya han advertido de que el nuevo marco legal prevé multas de hasta 45.000 euros y un año de cárcel para quienes difundan imágenes de otra persona sin tener previamente su autorización.

 

Antes de subir las fotos de tus hijos a Internet deberías pensar en las consecuencias. Además, tu responsabilidad como padre es la de salvaguardar la integridad de tus hijos, y eso exige pensar también en su futuro. Además, habría que recordar que este tipo de acciones están reguladas por la Ley de Protección del Menor.

Utilizar una imagen de otra persona sin su consentimiento vulnera su derecho a la intimidad. Así pues, pasa exactamente lo mismo con las de tus hijos, que no solo son tus hijos, sino que además tienen reconocidos unos derechos como cualquier otra persona. Por lo tanto, estarían en disposición para reclamar en un futuro esos derechos, en caso de que no estén conformes con que su vida haya sido expuesta en Internet sin tener conciencia de ello.

 

Consecuencias de subir demasiadas fotos de los hijos

Aparte de las cuestiones legales y los temas de seguridad infantil (identificación, acoso escolar, geolocalización…), están los factores psicológicos.

Los expertos en la materia insisten en la impotencia y la frustración que provoca en niños a partir de los 8 años el hecho de que sus padres ya le hayan creado una identidad virtual sin habérselo consultado antes.

Aunque sea comprensible, y siempre lo será, que los padres estén orgullosos de sus hijos y deseen compartir sus hitos, es importante actuar con prudencia, sentido común y pensar que tal vez ellos o ellas no querrían publicar esas imágenes.

 

#recursoslegales #recursos #legales #derechos #niños #niñas #reclamos

#alegría #sharenting

https://recursoslegales.es/

Categories: Familia

0 Comments

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.