ada vez es más frecuente que los Tribunales se vean obligados a resolver conflictos surgidos como consecuencia de la utilización de las nuevas tecnologías.

La conexión a Internet desde el lugar del trabajo, la utilización del correo electrónico existente en la empresa para uso personal del trabajador, el derecho o no a su utilización por los sindicatos como vía de comunicación con sus afiliados o con los trabajadores en genera o, por último, la validez o no de la dimisión de un trabajador efectuada a través de correo electrónico han sido temas sobre los que el orden jurisdiccional social ha tenido que pronunciarse en diversas ocasiones.

Dentro del despido disciplinario, la utilización del correo electrónico existente en la empresa, en horario laboral y con un contenido ajeno a la prestación de servicios, supone una clara infracción del deber de lealtad laboral que justifica la decisión empresarial de extinguir el contrato de trabajo por aplicación del artículo 54.2 d) del Estatuto de los Trabajadores (STSJ de Cataluña, de 14-11-2000).

Igualmente, mantener, en los lugares propios de la actividad laboral y con los ordenadores y programas que la empresa pone a su disposición para el desempeño de sus funciones, correo electrónico entre dos compañeros de trabajo, que es considerado por la empresa obsceno y despreciativo para otros trabajadores, integra una trasgresión de la buena fe contractual y un abuso de confianza en el trabajo.

La introducción de datos ajenos a la empresa en un ordenador de la misma, sin expresa autorización de ésta, supone incurrir en la misma infracción, pues todos los instrumentos que se hallan en la empresa están puestos a su exclusivo servicio.

La dimisión del trabajador realizada por correo electrónico ¿Es válida?

La jurisprudencia ha admitido y reconocido la validez de la dimisión de un trabajador enviada a la empresa a través de correo electrónico, al entender que la conducta del presunto dimisionario fue clara y terminante, pues el medio de comunicación utilizado, que la nueva tecnología, facilita, es cada día más habitual y, desde luego, útil y eficaz a los efectos de la extinción del contrato (STSJ de Madrid de 13-04-2001).

Abogados especialistas:

Alejandro Nolasco Asensio
Teruel
Claudio Antonio Lam Aguilera
Santiago de Chile
Cristina Pineda González
Chiclana de la Forntera
David Herrero Areces
Oviedo
Javier Serrano Irurzun
Madrid
Juan Cayón Peña
Madrid
Krzysztof Freliszka (FGGK Freliszka Gosk-Grodzka Karwowski ...)
Varsovia (Warszawa)
Morillo Suriel Abogados-Attorneys at Law (Vianela Morillo)
OSCAR FERNANDEZ AGRELO
Lugo
ROJANO VERA ABOGADOS (Juan Pedro Rojano Vera)
Málaga
Tejon y Areces CB
Oviedo